¿Blizzard ha llegado demasiado lejos con Sombra?