¿Podrá No Man’s Sky dar la talla?