Así de hardcore era Tibia